Los niños se topan con gente desconocida todo el tiempo y en cualquier lugar: en la calle, en las tiendas, en el parque… En la mayoría de los casos puede tratarse de personas agradables, sin embargo también existe la posibilidad de que se encuentre con algunas que no lo sean. Por eso es muy importante que tu hijo sepa reconocer personas y situaciones que pueden implicar riesgos con extraños.




¿Quién es extraño y quién no?
El hecho de que una persona sea ajena para un niño no significa que sea peligrosa para él, así que es importante que los niños cuenten con ciertos elementos para diferenciar entre personas desconocidas a las que es mejor evitar y personas de las cuales no tienen por qué dudar.

Es importante tomar en cuenta que, en un momento dado, nuestros hijos pueden encontrarse en una situación en la que necesiten recurrir a la ayuda de un desconocido, como sería en caso de que se encuentre extraviado, por ejemplo.

¿En qué tipo de extraños puede confiar?
En caso de que tu niño se encuentre en aprietos y necesite ayuda, ¿a quién debe acudir? Indícale que, en primer lugar, busque a alguien que porte uniforme, de preferencia algún policía, un guardia o un empleado de alguna tienda.

En caso de no ver a nadie con uniforme, lo mejor es que busque una mujer, personas acompañadas de niños o gente mayor. También enséñale que es mejor hacerlo en un lugar público.

De ser posible, también es importante que tu hijo sepa ubicar las casas de amigos y familiares, así como tiendas y restaurantes de la colonia, a donde podría acudir en caso de necesitar ayuda.

¿Cuáles son las situaciones de riesgo?
Es fundamental que nuestro hijo sepa identificar situaciones que pueden ser peligrosas. Lo mejor para cuidar a tu niño es que aprenda a detectar señales de riesgo y conductas sospechosas. Enséñale a sospechar y buscar ayuda inmediatamente si un desconocido:

  • Lo invita a dar un paseo en coche
  • Le ofrece un regalo
  • Intenta convencerlo de hacer algo sin permiso
  • Le pide ayuda para algo
  • Le pide que guarde un secreto
  • Intenta tocarle sus parte privadas o le pide que toque las suyas
  • Le incomoda de cualquier forma

Para evitar que tu hijo enfrente riesgos con extraños, asegúrate de que esté preparado para seguir estos cuatro pasos en caso de enfrentar alguna de estas situaciones:

  1. Decir “no”
  2. Irse de ahí inmediatamente
  3. Gritar fuerte para pedir ayuda
  4. Contarle a un adulto de confianza lo que ha ocurrido

Para ir a la segunda parte de este artículo puedes dar clic aquí.

Con informacion de KidsHealth.

Notas relacionadas