¿Te gustó? Compártelo

No es raro encontrar casos en los que son los niños quienes ponen las reglas de la casa. De hecho, es frecuente encontrar papás esmerándose por cumplir al pie de la letra lo que sus hijos les indican. Ojo: es importante poner límites para mantener el control. Papá y mamá deben tener muy claro que ellos son los adultos y, por lo tanto, a quienes les corresponde establecer las normas que sean necesarias para favorecer la convivencia familiar.




Es importante poner mucha atención con este tipo de situaciones, ya que, si los padres pierden el control, los hijos podrán terminar por imponer su voluntad, manipulando emocionalmente a sus papás, y provocando situaciones incómodas con malas conductas, berrinches e incluso amenazas, insultos y hasta agresiones físicas, con tal de lograr su objetivo.

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda para la crianza.

Para mantener la armonía en casa es fundamental hacerle ver al niño que no puede (porque no es sano) manejar a su antojo a sus padres, sino al contrario: son ellos quienes deben establecer las reglas, aun cuando esto no sea de su agrado.

Conforme van creciendo es normal que los niños busquen su autonomía. Sin embargo, mientras están en ese proceso, lo más probable es que se encuentren con modelos de conducta, tanto en el hogar como en la escuela, que no sean los más adecuados, y esta es una de las razones por la que pueden llegar a convertirse en pequeños tiranos, pues suelen imitar las conductas que ven.

Ante tal situación, los padres deben tomar medidas firmes para modificar conductas inadecuadas que, lejos de darle al niño la autonomía que busca lo están convirtiendo en alguien que depende de otras personas para lograr lo que desea, pues no es capaz de hacerlo por sí mismo.

Mientras los niños están en casa, sobre todo durante las vacaciones, que es cuando más tiempo pasan en el hogar, no debe ser tan diferente a la escuela en cuanto a asumir responsabilidades. De esta manera, presentarán una mejor conducta, pues estarán ocupados en cumplir con determinadas tareas; en otras palabras, es una manera de darles estructura, dirección y orden. Te sugerimos seguir las siguientes recomendaciones para orientar la personalidad y el comportamiento del niño en casa:




  1. Tanto en la escuela como en casa, los niños deben tener responsabilidades para que aprendan que forman parte de la vida diaria. Según su edad, en casa pueden hacerse cargo de guardar sus juguetes, darle de comer a la mascota, regar las plantas o poner la mesa, solo por poner algunos ejemplos. Esto, además de hacerlo más responsable, lo hará sentir importante, pues está cumpliendo con un rol en la familia.
  1. Es importante que papá y mamá definan las normas y las comuniquen a todas las personas que en algún momento dado queden a cargo del niño, y explicarles la importancia de que las respeten. Esto es importante para no generar confusiones en él.
  1. Es importante recordar las reglas frecuentemente, ya que para los niños es fácil olvidarlas.
  1. Aunque se puede ser flexible en cuanto a los horarios, es muy importante definir horas límite para irse a dormir, por ejemplo, o para ver televisión.

Aprovecha estas vacaciones para tratar de mejorar la relación con tus hijos y dedícales tiempo de calidad.

Con información de: www.cosasdelainfancia.com

¿Te gustó? Compártelo