Diversos estudios han demostrado que los niños que mejor logran desarrollar habilidades sociales aumentan sus probabilidades de obtener buenos resultados en la escuela y en la vida en general.




Por eso es importante que, como papás, les ayudemos a que se sientan cómodos en distintos ambientes, que aprendan a jugar con los demás, a colaborar, a respetar el turnos y las decisiones del otro, a compartir y a expresar sus propias emociones, así como escuchar las del otro. El desarrollo de estas habilidades es fundamental para que aprenda a desenvolverse y a compartir con otros niños.

Descarga el libro ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Sigue estos seis principios y fomenta la generosidad en tus hijos:

  1. Ayúdale a crear todas las oportunidades posibles de jugar con otros niños. En la medida en que pueda interactuar con otras personas irá aprendiendo que ciertas veces es necesario ceder; además se dará cuenta de que compartir no es algo malo, sino todo lo contrario.
  1. Como bien sabes, la mejor forma de enseñarle algo a tu hijo es a través del ejemplo, así que sé tú mismo generoso en casa y demuéstrale lo gratificante que es compartir. Ten la seguridad de que va a imitar ese comportamiento cuando se encuentre con sus amigos. Considera también que el proceso de aprendizaje se da aún mejor si verbalizas las acciones: “Vamos a compartirle helado a tu mamá y a tus hermanos”, por ejemplo.
  1. Motívalo a que exprese sin temor ni vergüenza sus emociones. Habrá veces en que no encuentre las palabras para hacerse entender si está frustrado, triste o decepcionado, por ejemplo; por eso es importante que hables con él, que le ayudes a identificar sus sentimientos y a nombrarlos.
  1. Evita criticarlo con calificativos como “egoísta”, “tacaño” o “envidioso”. Este tipo de etiquetas pueden quedarse en su memoria mucho más tiempo del que imaginas y atormentarlo por años.
  1. Es importante que aprenda a distinguir entre lo que es suyo, lo que es de alguien más y lo que es de todos. Los columpios en el parque son de todos, por ejemplo, pero la muñeca que tiene en casa es únicamente suyo (aunque esto no debe ser impedimento para que pueda prestarla).
  1. Algo que es muy importante es respetar sus cosas. De la misma manera en que tú tienes cosas que no te gusta que alguien más tome, tu peque tendrá las suyas; es normal. Lo que es importante evitar es que esta actitud se presente siempre y con todas sus cosas.

Con información de: www.educapeques.com

Notas relacionadas