Bailar es una actividad que trae consigo muchos beneficios, particularmente a los niños, quienes encuentran en este ejercicio la oportunidad de mejorar su desarrollo físico, mental y emocional.




Acondicionamiento físico
Bailando de manera regular, un niño puede ir ganando poco a poco flexibilidad, fuerza y resistencia física, además de mejorar su postura, su circulación sanguínea y su coordinación motriz. Además de divertido, el baile es un excelente ejercicio  cardiovascular.

Habilidades sociales
Es común que los niños que asisten a clases de baile desarrollen habilidades sociales, como la capacidad de cooperar y trabajar en equipo, además de volverse cada vez más solventes en lo que respecta a sus relaciones con otros niños. Por otro lado, el baile propicia un ambiente creativo en el que, si se promueve el respeto hacia los demás ayuda a los niños a desarrollar la sensibilidad y apreciación hacia otras personas, aun cuando sean distintas a ellos.

Habilidades académicas
Así como ocurre con la música y otras ramas artísticas, el baile ofrece múltiples beneficios en el desarrollo intelectual del niño. De acuerdo con diversas investigaciones, los niños que toman clases de baile muestran una mayor tendencia al éxito académico. Algunos expertos en la materia han comprobado que los niños con experiencia en baile suelen tener un mejor desempeño escolar, pues han logrado desarrollar su capacidad para concentrarse, para trabajar con disciplina y para explotar su creatividad.

Autoestima
Bailar es una excelente oportunidad de expresar y compartir nuestra creatividad con otras personas. En el caso de los niños, una clase de baile también puede ser muy útil  para promover el respeto y aceptación del propio cuerpo y tener una imagen corporal positiva.

Creatividad y talentos
Como ocurre con otras disciplinas artísticas, el desarrollo en ésta detona la creatividad en los niños y potencializa el talento en otras artes y disciplinas. Además, cuando los niños aprenden a bailar desde pequeños desarrollan aumentan la confianza en su capacidad creativa.

Orgullo cultural y respeto por otras culturas
El baile es también una buena vía para que los niños lleguen a sentir orgullo por su cultura y respeto por las demás, ya que las danzas tradicionales le ayudan a apreciar mejor su herencia cultural. De manera similar, aprender bailes típicos de otros países contribuye a que los niños desarrollen un mayor respeto por otras culturas, además de expandir su conocimiento.

Estos son solo algunos de los principales beneficios del baile en los niños, pero seguramente, si te animas y empiezas a hacer esto con tus hijos, encontrar muchos más. ¡¿Qué esperas?!

Con información de: baile.about.com

Notas relacionadas