Aunque ya se ha hablado mucho sobre los beneficios de que los niños tengan una mascota, un estudio reciente realizado en la Universidad de Cambridge viene a sumar información importante a favor.

Lo que se propuso el equipo de psicólogos y psiquiatras que participó en esta investigación fue entender el rol que juegan los animales domésticos en las emociones de los niños. De acuerdo con el investigador Matt Cassel, a pesar de que las mascotas representan un importante apoyo emocional para los niños, hasta ahora no se le había dado la debida importancia, pues suele reconocerse únicamente el papel que juegan como compañeros de juego.




Para el estudio, los expertos analizaron un total de 100 familias con niños de entre dos y 12 años de edad, y por lo menos una mascota. De acuerdo con Cassel, la investigación revela que aquellos niños que atraviesan por alguna situación difícil en términos emocionales, como sería una enfermedad, el divorcio de sus padres o la muerte de un ser querido, acostumbran apoyarse de manera muy especial en sus mascotas para superar el dolor que sienten. “Los niños no sólo recurren a sus mascotas para sentir apoyo y compañía cuando enfrentan alguna adversidad, sino que lo hacen incluso más de lo que recurren a sus hermanos, a pesar de saber que sus mascotas no entienden realmente lo que están diciendo”, señala el especialista.

Una de las razones por las que ocurre lo anterior es el hecho de no sentirse juzgados por sus mascotas. Por otro lado, el estudio demostró también que los menores suelen tener relaciones más estrechas con sus mascotas que son sus semejantes, ya que estimulan conductas de mayor valor social, como ayudar a quien lo necesita, compartir algo con los demás y trabajar en equipo.

De manera que, si aún tenías dudas sobre la conveniencia de regalar una mascota a tus hijos, toma en cuenta esta información.

Fuente: Revista Quo

Notas relacionadas