Muy frecuentemente se habla sobe los beneficios de hacer ejercicio, particularmente en los niños. Sin embargo, es igualmente importante destacar la conveniencia de realizar prácticas que lo ayuden a ejercitar su cerebro, y una buena y divertida manera de hacerlo es a través de los juegos de mesa. Este tipo de pasatiempos pueden favorecer el desarrollo psicológico y emocional del niño, pues sirven para que él aprenda a relacionarse con los otros, además de ser una gran opción de convivir en familia.




Paciencia, respeto a las reglas, concentración, pensamiento lógico, tolerancia a la frustración y capacidad de análisis y síntesis son solo algunas de las habilidades que el niño puede desarrollar a través de los juegos de mesa.

Tipos de juegos de mesa para niños
Hay para todos los gustos según la edad, y cada uno puede favorecer el desarrollo de distintas habilidades  en los niños.

Juegos de estrategia
El ajedrez, las damas, Conecta 4 o el dominó son buenos ejemplos de este tipo de juegos, en los que el niño debe elaborar una estrategia para ganar. Esto los hace idóneos para estimular su razonamiento.

Juegos educativos
El Srabble es un excelente juego para aprender vocabulario, así como el Turista funciona muy bien para aprender geografía. El Risk puede despertar su interés por la historia y con el Pictionary tienen oportunidad de hacer gala de su creatividad.

Juegos de concentración
Existen juegos de mesa diseñados especialmente para ejercitar la memoria y prolongar los tiempos de atención en los niños. El Memorama es un ejemplo clásico, al igual que el Quién es quién. También los rompecabezas son una excelente opción a considerar.

Juegos de azar
En otros juegos, el azar es el verdadero protagonista, aun cuando en casi todos también es necesario emplear la estrategia. Sea como sea, lo más importante es pasarla bien jugando Serpientes y escaleras, Parchís o Monopoly.

Juegos de cartas
Existe muchísimos juegos de cartas distintos, en los que el niño puede desarrollar cualquier cantidad de habilidades, como saber esperar su turno, prolongar sus lapsos de atención y aprender a perder.

Así que ya sabes: fomenta este tipo de pasatiempos en familia. Además de estrechar lazos entre padres e hijos, a ellos les ayudará a ejercitar su mente.

Con información de: guiainfantil.com

Notas relacionadas