Cada año, una maestra, que durante dieciséis años se dedicó a dar clases en diferentes países del mundo, acostumbraba poner a sus alumnos un mismo ejercicio. La tarea consistía en lo siguiente: todos debían pensar en las actividades que más disfrutaban hacer con sus papás, es decir, aquellas con las que se sentían felices y amados, para luego anotarlas en su cuaderno.




En comparación con lo que ocurría cuando les encargaba cualquier otra tarea, los alumnos guardaban absoluto silencio para dedicarse a escribir lo que les habían pedido. Según cuenta la maestra, conforme los niños hacían sus anotaciones, ella se deleitaba viéndolos sonreír, contentos con el solo hecho de recordar todas esas experiencias que les habían resultado tan agradables.

Descarga el libro digital ¿Cómo formar hijos emocionalmente sanos?, una herramienta de gran ayuda en la crianza.

Lo interesante de esta anécdota es que, año con año, la maestra volvía a darse cuenta de que las respuestas de los niños eran prácticamente las mismas, independientemente del país en el que había sido llevado a cabo el ejercicio. Esto la llevó a una clara conclusión: para los niños, las actividades que realizan en compañía de sus padres, que más valiosas y memorables resultan, son aquellas que se pueden llevan a cabo un día cualquiera, y cuya principal característica es la sencillez.

La maestra nos compartió una lista con las diez respuestas más frecuentes derivadas de ese ejercicio, realizado en diferentes países alrededor del mundo. Sin embargo, antes de verla, te proponemos hacer tu propia lista, solo para ver qué tan bien has logrado identificar las actividades que podrían ser las más significativas para tus hijos. Una vez que hayas hecho tu propia lista, podrás compararlas con la de la maestra dando clic aquí.

Notas relacionadas