Desde hace mucho tiempo, los profesionales de la educación han observado que los estudiantes que tocan algún instrumento musical potencializan sus habilidades académicas. Por ejemplo, Nina Kraus, directora del laboratorio de Neurociencias de la Audición en la Universidad de Northwestern, ha estudiado los efectos de la música sobre la plasticidad cerebral y su relación con la mejoría de habilidades lectoras en los estudiantes.




Según sus propias palabras, la llamada “ventaja del músico” ha resultado difícil de estudiar, ya que, por lo general, las clases de música se imparten de  manera particular, y a niños o jóvenes de nivel socioeconómico alto, lo que ha dificultado la detección de la verdadera causa del éxito académico. ¿Es consecuencia del entrenamiento musical o del elevado nivel socioeconómico? Con todo y todo, Kraus sigue pensando que el aprendizaje de la música trae consigo efectos positivos importantes. “La música y el lenguaje tienen como base el procesamiento auditivo”, señala. La lectura se asocia con la audición en la identificación de sonidos y con su correcta correspondencia ortográfica, por lo que muchos aspectos del procesamiento auditivo que son deficientes en niños o jóvenes con problemas de lenguaje y aprendizaje, se ven favorecidos en aquellos que reciben entrenamiento musical, mejorando su capacidad lectora.

Para comprobarlo, Krauss reclutó a estudiantes de bachillerato y evaluó sus habilidades lectoras, su  coeficiente intelectual y la velocidad en que procesaban la información auditiva. Puso a la mitad de los jóvenes en un método tradicional de enseñanza y la otra mitad ingresó a un programa de entrenamiento musical. Después de dos años, analizó la habilidad cerebral auditiva para codificar el lenguaje en ambos grupos, encontrando en los jóvenes entrenados musicalmente una mayor velocidad de respuesta a los estímulos no verbales como consecuencia de la música.

Krauss concluyó que la música es un factor que potencializa la experiencia y aumenta la plasticidad cerebral en el procesamiento de los sonidos. Por lo mismo, sugiere que si las escuelas incluyeran un entrenamiento musical como parte del programa educativo oficial, cualquier niño que acuda a una institución educativa podrá recibir beneficios.

Fuente: www.musicmark.org.uk

Notas relacionadas